THE STUDENT HOTEL, ABRIRÁ EN MADRID.

THE STUDENT HOTEL TENDRÁ SU SEDE EN LA ANTIGUA IMPRENTA DE MADRID!

!QUE EL ESTUDIANTE QUE LLEVAS DENTRO VIVA PARA SIEMPRE!

 

La idea de The Student Hotel surgió cuando el escocés Charly MacGregor, tras fundar un hotel pequeño pero entrañable en Escocia a los 25 años y venderlo diez años después decidió viajar y observar el mundo del hospedaje. Charly llegó a la conclusión de que hacía falta un modelo nuevo, flexible, que oscilara entre un buen hotel y una residencia de estudiantes. Un término medio entre las comodidades de un hotel de ciudad y las necesidades y el desenfado de un alojamiento universitario. Y así nació el primer The Student Hotel en Rotterdam en 2012.

El éxito no tardó en llegar, de hecho fue como si la sociedad europea lo hubiera estado esperando, y actualmente existen siete hoteles distribuidos por Europa, dos de ellos en Barcelona y otro por abrir próximamente en Madrid en el edificio de la antigua Imprenta, Cuesta de San Vicente 28.  Charly habla de abrir unos cuarenta más para el año 2020.

Charly MacGregor, fundador de The Student Hotel.

THE STUDENT HOTEL-AMSTERDAM.

En Abril hace un año,  The Student Hotel , mezcla de college y hotel tradicional, inauguró su sede en la ciudad de Ámsterdam junto con el restaurante The Pool obra de Bunmi Okolosi , formador de Heston Blumenthal que cuenta con una estrella Michelín. Nada más entrar en el lobby del local se palpa un ambiente diferente a lo conocido hasta entonces, en cuanto a hospedaje se refiere. Parte se debe al diseño de The Staat, cuyo lema” Haz un icono del día a día” se ha vuelto una realidad en The Student Hotel y parte a la atmósfera cordial que se respira nada más traspasar el umbral de la puerta.   Haciendo gala del transporte holandés por excelencia, una enorme bicicleta a modo de sombra chinesca preside la barra de recepción donde el staff vestido y peinado acorde con ambiente estudiantil, recibe a sus huéspedes intentando explicarles los pormenores del establecimiento a pesar de que al recién llegado se le van los ojos tratando de captar un sinfín de atractivos motivos como puedan ser los rótulos luminosos , los focos que forman el apartado del Stage, listo para interpretar, la librería con títulos interesantes, la entrada al restaurante The Pool con largos tableros de madera para sentar a todo aquel que quiera compartir mesa y conversación.

Mientras los nuevos huéspedes recorren las curiosas instalaciones del hotel, los estudiantes hacen su vida. Unos ejercitan en las máquinas del gimnasio, otros cuecen pasta en la cocina destinada a los pupilos, y los hay que estudian en sus habitaciones, o en los acogedores espacios, donde los jarrones con flores, tulipanes muchos de ellos, los carteles y las máximas como “Gracias por leer” … decoran las estancias. Según Charly MacGregor a estas instalaciones se añadirán una piscina olímpica y un club deportivo, áreas de co-working y un auditorio para 200 personas.

Llega el momento de entrar en la habitación tras subir en un ascensor cuyos carteles hablan de actos culturales y sociales y recorrer los inquietantes pasillos de tonos oscuros y luces de neón. Una cómoda y amplia cama protagoniza el espacio elegante y moderno , en el que no faltan las máquinas de café , los productos de tocador , acogedoras luces y todo tipo de letreros, postales y folletos informativos sobre las noticias y eventos que organiza The Student Hotel , perfectos para conocer al resto de huéspedes o de estudiantes que lo habitan durante el periodo universitario. Una de las prioridades y motivos de The Student Hotel es ofrecer a los viajeros una alternativa al hotel de toda la vida, un lugar donde estudiar, y conectar socialmente ya sea con el resto de los estudiantes o con los viajeros que recalan por unos días en el hotel, bien para ver a sus familiares o conocidos , o por motivos de trabajo o de ocio, estableciendo una serie de lazos y contactos que nunca hubieran soñado en un alojamiento tradicional.

Desde el centro de la ciudad y siguiendo la senda marcada por las bicicletas y los scooters, a golpe de pedal se llega a The Student Hotel en diez minutos, quince minutos a pie. El Hotel está situado en las antiguas instalaciones donde se imprimía el periódico Trouw y Parool, dentro de lo que hoy es uno de los barrios más dinámicos de Ámsterdam, lleno de locales donde se                         cuecen creativos eventos.

 

A GOLPE DE PEDAL.

Uno de los puntos álgidos del recorrido hotelero es un garaje diáfano donde perfectamente instaladas se apiñan centenares de bicicletas, diseñadas por VANMOOF, que tanto estudiantes como huéspedes podrán utilizar en cualquier momento para acercarse a la gran ciudad que tienen al alcance de la mano, en este caso al alcance del pedal.

Y al cabo de un corto y agradable paseo ciclista, los canales de Ámsterdam se ofrecen al visitante para recorrerlos a bordo de una barcaza, el bullicio de los cafés tienta con deliciosos dulces y chocolates y el Voldenpark abre sus rejas para, sin salir del centro de la ciudad, disfrutar de una vegetación espectacular y el silencio del bosque .

 

De vuelta al Hotel , The Pool empieza a animarse y se llena de comensales, que no solo son los huéspedes, gente de fuera llega atraídos por su gastronomía inspirada en La Ruta de la Seda en la que combinan cinco o seis ingredientes y un enfoque saludable.

The Pool

Información

Iberia Express tiene vuelos directos y asequibles a Ámsterdam todos los días del mes

http://iberiaexpress.com

The Student Hotel

Wibautstraat 129

Ámsterdam

http://www.thestudenthotel.com

 

Deja un comentario