Historia de la Hacienda Tres Ángeles-Puerto Rico

¡Querer es poder! O Historia de la Hacienda Tres Ángeles-Puerto Rico “Yo tenía un cafetal en Adjuntas…” podría ser el comienzo de esta bella historia que tiene en común con las vivencias de Karen Blixen en sus “Memorias de África”, la fuerza de voluntad y el !CAFÉ! Juan Meléndez no proviene de familia “cafetera”; trabajaba como técnico de aire acondicionado. Su esposa, Naomi Gómez tampoco tenía que ver con el mundo del café, era más bien una mujer “urbanita” que había vivido una larga temporada en Nueva York. Pero un buen día, ambos deciden que quieren cambiar de vida y su sueño es un cafetal. Tras recorrer la isla de arriba abajo deciden que la zona de Adjuntas, conocida familiarmente como la Suiza portorriqueña, gracias a su clima fresco y sus altos montes, es el lugar ideal para cultivar el “arábico” y el “caturra”. Con medio millón de dólares, más un buen pellizco monetario del Departamento de Agricultura, compran 100 hectáreas en el Barrio del Portillo de Adjuntas y el sueño se vuelve realidad. Hace apenas poco más de un año, el matrimonio y sus tres hijas, María de los Ángeles, Angélica Naomi y Victoria de los Ángeles se trasladan a la Hacienda que bautizan irremisiblemente como “Hacienda de los Tres Ángeles”, construyen una primera edificación que contiene un acogedor café donde degustar el delicioso arábico, y la fábrica. Entre tanto, la familia vive en un barracón dentro de la hacienda, a la espera de levantar su casa. Mientras paseamos con…Read More