Martinhal Beach Resort & Hotel- Otra Manera de vivir el Algarve portugués

La estación ferroviaria de Sagres es pequeña y muy portuguesa; azulejos color añil bordean las ventanas blancas y en el bar de la terraza, la estampa de los hombres bebiendo un vino y pasando el tiempo mientras ven llegar y partir el tren, resulta cotidiana. Pero a no muchos kilómetros, se abre un panorama distinto, el mundo de Martinhal. Y digo mundo, porque son muchas las facetas que poco a poco se descubren en este Beach Resort & Hotel que cubre 42 estratégicas hectáreas de la Costa Vicentina. La destreza con que Sir Terence Conran ha diseñado el primer hotel y resort de cinco estrellas de la región, es magistral. Los diferentes tipos de casas se camuflan con su entorno y a primera vista es imposible adivinar todo lo que éste entraña. Sin embargo enseguida se capta el perfil de sostenibilidad ambiental, por el mimo con que se ha tratado a la flora integrándole en el medio, en la elección de los materiales de construcción, y en los muebles y textiles que el afamado interiorista Michael Sodeau ha elegido, entre los que se encuentran piezas de mobiliario hechas a mano. Paseando por el resort se advierte la prioridad de la que gozan los infantes en Martinhal. Hay salas de juegos para todas las edades, guardería, piscinas, y personal suficiente para encargarse de ellos mientras que los padres se dan un garbeo. De hecho hasta en los restaurantes se contempla una zona infantil al alcance de la vista de los adultos…Read More

Hotel Blue Palace Luxury Collection & Spa- Creta

Una isla llamada Creta, de tierra bella y fértil, lavada por las olas…decía Homero. En la región de Agios Nikolaos, al este de Creta en la tranquila costa de Elounda, se encuentra el Hotel Blue Palace Luxury Collection Resort & Spa,ganador de numerosos premios. Al llegar de noche al hotel, y a pesar de la oscuridad que envuelve al Blue Palace, con solo ver los arcos de la entrada, prototipo de la arquitectura cretense, o bajar en el funicular hasta el restaurante Flame Steakhouse de cálido entorno mediterráneo, se adivina el lujo acompañado de buen gusto del gran hotel. Tras tomar un delicioso coctel en en el sensual bar Arsenali de decoración marroquí, espera una habitación acogedora desde cuya terraza se puede observar el espectacular amanecer sobre la isla de Spinalonga. La mañana llega cargada de sorpresas que empiezan con la vista azul del mar y del cielo, un desayuno revitalizador en el restaurante Olea a base de olivas, quesos, fiambres y frutos secos de la isla, Y un paseo por las instalaciones del Blue Palace que se funden y confunden con la amalgama de flores, plantas y árboles distribuidos estratégicamente para adornar, y camuflar las muchas villas, cada una con su piscina, que trepan monte arriba hasta terminar en la suite de 400 m2 que corona la cima y goza de las más espectaculares vistas.   El Chef comparte su sabiduría culinaria con los huéspedes, descubriéndoles los secretos de las hortalizas rellenas de arroz, la refrescante salsa griega de yogur…Read More

Biarritz – Hotel du Palais

L`Hôtel Du Palais que tiene ya 120 años, ha sido el miembro fundador del nuevo proyecto de Belmond, sobre Hoteles Asociados que permite compartir experiencias manteniendo la personalidad de cada hotel pero ayudando a la vez al crecimiento del negocio. L`Hôtel Du Palais sigue siendo un lugar carismático. Sus 120 habitaciones y 30 suites están decoradas estilo Segundo Imperio con las comodidades del s. XXI. En sus tres restaurantes, Villa Eugenia, La Rotonda y El Hipocampo se saborea la exquisita cocina del renombrado chef Jean Marie Gauthier. Impresiona al traspasar la puerta de La Rotonda, encontrarse en el magnifico comedor con forma de rotonda cuyos enormes ventanales se integran en la arena y en el agua. Para disfrutar de un buen día de playa, lo mejor es acomodarse en El Hipocampo alrededor de la piscina, comer algo ligero y tener el acceso directo a la playa, o simplemente pasar el rato observando a los muchos surferos que acuden a Biarritz galardonada como Capital Europea del Surf, a los niños jugando a la pelota vasca, o al atardecer, a la gente engalanada acudiendo al Casino. Como postre de la jornada, el Spa Imperial ofrece sus tratamientos Guerlain, el Instituto de Cabello Leonor Grey sus cortes estilosos y la Sauna, y el Hamman están siempre abiertos a sus huéspedes. Hotel du Palais: www. hotel-du-palais.com   FacebookTwitteremailPrint

Belmond Hotel Caruso -Costa Amalfitana

La piscina infinita del Hotel Caruso abarca el horizonte Con los Montes Lattari al alcance de la mano, desde su panorámica de 360º se domina el golfo de Salerno, el mar Tirreno y los pueblos de Maiori y Minori     En el s. IX el Marqués D´Affito naufragó en la costa de Amalfi y celoso de las elegantes villas de Ravello erigió la suya en lo alto del pueblo, el Hotel Caruso de hoy, que “Belmond” adquirió en 1999 y reabrió en Junio de 2005. Federico Forquet, el renombrado diseñador napolitano, se encargó del diseño interior buscando según sus propias palabras” una reinterpretación de la cultura de Ravello y su tradición”. Lo consiguió; la prueba visible y tangible está en las lámparas de bronce, en las baldosas fabricadas con las viejas y sofisticadas técnicas, en la pintura cálida de las paredes y en los textiles de algodón con escenas amalfitanas. La rehabilitación de los frescos del s. XVIII con motivos florales y paisajísticos, corrió a cargo del profesor de Bellas Artes Antonio Forcellino, jefe restaurador del Mosés de Miguel Ángel en la tumba del Papa Julio II. La cerámica adorna cada rincón haciendo gala de la tradición ancestral de Vietri, y el mármol brilla con elegancia en las columnas y pilares del Caruso. La sobriedad exterior del “Palazzo”, con un portalón que podría haber pertenecido a la iglesia del s. XIII de San Eustaquio en Pontone, abre paso a un interior que acoge al visitante con la suavidad de…Read More

Grand Hotel Europa- El Salón de San Petersburgo

Desde Rasputín y sus zares hasta Stalin y Lenin, pasando por Gorki, Pushkin y… entre los salones del Grand Hotel Europa se han escrito y fraguado importantes pasajes de la historia de la gran Rusia. Traspasando el umbral del hotel, el hechizo va “in crescendo” al observar la decoración Art Nouveau o Liberty de la que sobresalen huevos de cristal Fabergé y cálidos quinqués.   En el Bar Caviar, de paredes y suelos marmóreos, acordes con el tono y la temperatura del exquisito manjar, se degustan diversos tipos de las perladas huevas a sorbos de vodka helado, mientras que de la garganta de la cantante brota una sentida balada rusa. Contrarrestando con el frío entorno del Bar Caviar, el Restaurante Europa resulta un acogedor y bellísimo ejemplo de “Art Nouveau”. El desayuno se sirve al son del arpa y a la exquisita cena de escogida gastronomía rusa, le acompaña un cuadro de “ballet” que danza al ritmo de la música de Tchaikovsky, venerando al gran compositor que fue asiduo huésped del hotel, donde pasó su luna de miel y donde conoció a Johann Strauss. Por las ventanas se vislumbran copos de nieve grandes como bolas de algodón que caen sin cesar envolviendo a la ciudad en una silenciosa burbuja que solo rompen las campanadas de las iglesias o las bocinas de las limusinas circulando por un San Petersburgo cubierto de nieve y con sus canales maniatados por el hielo. Testigo imparcial de la historia rusa El mítico Grand Hotel Europa, obra del…Read More

Hotel Mandarín Oriental Praga

Un acorde oriental en el corazón de Praga El Mandarín Oriental desde su sede en Hong-Kong adivinó en la ciudad de Praga un filón de belleza y cultura y apadrinando un antiguo monasterio del s. XIV lo transformó en un hotel espectacular. La construcción duró unos cinco años, ya que según las escavadoras profundizaban en los sótanos del antiguo convento, una sorpresa tras otra hacía que las obras se demoraran mas de lo pensado. Restos arqueológicos aparecieron en el túnel que comunica el hotel-antiguo convento-con el magnífico” Spa”, cuyas piedras primarias datan de la iglesia original de 1330. Situado estratégicamente en el centro de Praga, en el distrito de Mala Strana, el Hotel está muy cerca del Museo de Música y a cinco minutos del puente Carlos. Algunas de sus habitaciones gozan de vistas al Castillo de Praga y a los tejados de Mala Strana. Después de un día intenso recorriendo las calles de Praga, que siempre tienen algo nuevo que ofrecer, entrar en el Hotel Mandarín Oriental de Praga, es penetrar en un oasis de paz y armonía, donde Oriente y Occidente se funden con el mayor de los aciertos. Las bóvedas del antiguo convento refulgen tenuemente con cálidas luces apenas perceptibles. Las flores tropicales en jarrones de cristal, las paredes casi desnudas, los techos altos y las cortinas minimalistas. La decoración está diseñada con esmero para crear una atmósfera nada recargada y al mismo tiempo cálida y acogedora con los adelantos del siglo XXI, sin perder los rasgos históricos…Read More