FITCUBA 18-DÍA 7. TRINIDAD.

TRINIDAD- LA JOYA COLONIAL DE CUBA. La entrada en Trinidad estuvo acompañada por una sucesión de bailes y alegorías a la época colonial cubana. El grupo Bánlame de Sancti Spíritus ofreció al amparo del marco  colonial de la Casa de la Música un espectáculo de esa rumba cubana que tuvo sus orígenes en la esclavitud,  cuando se levantaban al sonido de un tambor y danzaban contoneándose, revolviéndose, como si estuvieran poseídos por los orishas (emisarios divinos) de sus antepasados. El ritmo y la complicidad entre Bánlame y el público fue in crescendo cuando uno de los bailarines tragó fuego echando el humo por la boca y otros hipnotizaron a un espectador vendándole los ojos y rodeándole por una serpiente, mientras bebían un vaso y otro de canchánchara ,  bebida de jugo de caña, naranja agria y azúcar con carácter mágico-religioso. En la Bodeguita del Medio los bailarines vestían ropas campesinas y bailaban danzas criollas bajo la atenta mirada del retrato de Ernest Hemingway que fue asiduo  al entrañable lugar. Afuera un hombre con sombrero de paja asaba pacientemente un chancho  dándole vueltas hasta tostarlo al completo. En la Casa de la Cerveza la música seguía latiendo a todo ritmo, entre jarras de cerveza de Cristal y Bucanero que llenaban las mesas de los visitantes.   TRINIDAD, UNA CIUDAD CON POSO. Fundada en 1514 por el adelantado Diego Velázquez de Cuellar tuvo su importancia como enclave de paso para el transporte del oro y por su Valle de los Ingenios, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988,…Read More