FITCUBA 18.DÍA 1-LOS CAYOS DE VILLA CLARA.

1 de Mayo en La Habana.

 

FITCUBA 2018- DESCUBRIENDO LOS CAYOS DE VILLA CLARA.

CUANDO LLEGUÉ A CUBA…

Quien tenga la suerte de pisar tierras cubanas por vez primera, barajará entre diversas y hermosas emociones al conocer un país muy cercano por tradición y muy lejano por su exotismo. Nunca indiferente. Ya en el aeropuerto se husmean curiosos detalles, como el que las jóvenes agentes vistan minifalda militar y medias sexys y negras mientras controlan los bultos que trae el personal cubano por los que algunos , véase ordenadores, cámaras …, con mala suerte, tendrán que pagar más de lo que les costó. La siguiente advertencia es ese acentillo delicioso, entre dulce y guasón que se escuchará con agrado el resto del viaje. Parada y fonda en el legendario http://www.iberostarhabanariviera.website al final del malecón de La Habana , cuya estructura años 50, de cuando allí se alojaba la flor y la nata de la mafia estadounidense, guarda un encanto vintage y unas piñas coladas en su bar, que no tienen parangón.

El coincidir en el Hotel Riviera con un primero de Mayo no es algo que le pase a cualquiera que visite Cuba. A la puerta del Hotel, los coco-taxis y los entrañables coches gringos pintados con vivos colores, dan paso a una multitud con banderas , banderines, y pancartas con los rostros de Fidel Castro, José Martí o el Comandante Ernesto Che Guevara,  encaminándose hacia la Plaza de la Revolución José Martí  donde esperan Raúl Castro Ruz, y Miguel Diáz-Canel Bermúdez, entre otros políticos, para celebrar por todo lo alto el día de los trabajadores. Colegios, empresas, y gobierno chocan la mano en un festín de discursos, aplausos y esa música que nunca puede faltar en Cuba, vitoreando a sus héroes nacionales con frases y canciones hechas a la medida de la revolución.

1 Mayo en La Habana.
Los “haigas” gringos de La Habana.

 

Y Fidel sigue estando presente…

LA PROVINCIA DE VILLA CLARA.

Pero nuestro objetivo no era la Plaza de la Revolución sino la Feria de Turismo Fitcuba 2018 que se celebraba en el Cayo de Santa María, lugar elegido para dar a conocer al mundo lo mucho que la región central de Cuba de la provincia de Villa Clara tiene que ofrecer. Por la carretera apenas se ven coches y el campo, hermoso, está prácticamente sin cultivar. La gente sale de sus casas modestas y saluda a nuestro paso, sonriente y alegre. La primera parada es en una Aguada, donde tomar algo, sin olvidar que hay que pagar con peso convertible, los foráneos, y peso nacional, los nativos.

El almuerzo en el https://hotelloscaneyes.com/ de Santa Clara, capital de la provincia de Villa Clara, será una muestra de los sucesivas comidas y cenas a lo largo del viaje donde el protagonismo lo tiene la música. Al ritmo del son, chachachá , mambo o salsa,  se mueve el cubano con una gracia y sensualidad que quita todas las penas. Chancho a la brasa, pollo, vegetales frescos y variados, frutas , ron y cerveza , llenan las mesas de bambú en un espléndido buffet, mientras la orquesta compuesta por músicos entrados en años y jóvenes bailarines, amenizan la comida tocando y bailando como solo ellos lo saben hacer.

Santa Clara rememora la toma de la ciudad por las tropas del Che el 31 de Diciembre de 1958, cuando Ernesto Che Guevara y un grupo de jóvenes revolucionarios hicieron que descarrilara un tren blindado con una excavadora prestada y cócteles molotov caseros, lo que supuso la batalla final de la revolución cubana con la consecuente destitución del gobernante Fulgencio Batista y la subida al poder de Fidel Castro. Testimonio de aquellos épicos tiempos son el monumento al Che Guevara en la Plaza de la Revolución que contiene el mausoleo con sus restos traídos de Bolivia y el tren blindado sito al este del Parque Vidal , donde se podrá entrar en sus vagones y ver fotos y documentos de los hermanos Fidel y Raul Castro, del Che y de muchos otros que cambiaron la historia de Cuba.

Monumento al Che.

EL PEDRAPLÉN.

Para entrar en la cayería de Jardines del Rey hay que atravesar el célebre Pedraplén, la conexión de 48 km. que,  enlazando el municipio de Caibarién con los cayos, les hizo accesibles al resto de Cuba. Pasaron de ser un paraje casi desconocido , pueblecitos de pescadores, a uno de los principales enclaves de turismo con paraísos como Cayo de Santa María, Cayo Ensenachos,o Cayo Las Brujas, dentro de la provincia de Villa Clara.

Al llegar al Hotel http://www.dhawa-cuba.com/ situado en el Cayo de Santa María a orillas del mar y bordeando una piscina espectacular, la juerga sigue. Allí esperan todo tipo de exóticos cócteles y un séquito cuyo ropaje emula la rica indumentaria de la mitología y leyendas de los tainos, antiguos pobladores de la isla, y también los trajes coloniales de aquel entonces.  El aire nocturno es suave y cálido, como lo es la gente. Se escuchan los muchos sonidos de la noche tropical, el rasgar de las guitarras,  el tamborileo de los tambores y hasta el latir de los corazones de los que están allí sintiendo la plenitud del momento.

Información:

http://www.cubatravel.cu

 

 

Deja un comentario