Historia de la Hacienda Tres Ángeles-Puerto Rico

¡Querer es poder! O Historia de la Hacienda Tres Ángeles-Puerto Rico

“Yo tenía un cafetal en Adjuntas…” podría ser el comienzo de esta bella historia que tiene en común con las vivencias de Karen Blixen en sus “Memorias de África”, la fuerza de voluntad y el !CAFÉ!

Juan Meléndez no proviene de familia “cafetera”; trabajaba como técnico de aire acondicionado. Su esposa, Naomi Gómez tampoco tenía que ver con el mundo del café, era más bien una mujer “urbanita” que había vivido una larga temporada en Nueva York. Pero un buen día, ambos deciden que quieren cambiar de vida y su sueño es un cafetal. Tras recorrer la isla de arriba abajo deciden que la zona de Adjuntas, conocida familiarmente como la Suiza portorriqueña, gracias a su clima fresco y sus altos montes, es el lugar ideal para cultivar el “arábico” y el “caturra”.

Con medio millón de dólares, más un buen pellizco monetario del Departamento de Agricultura, compran 100 hectáreas en el Barrio del Portillo de Adjuntas y el sueño se vuelve realidad. Hace apenas poco más de un año, el matrimonio y sus tres hijas, María de los Ángeles, Angélica Naomi y Victoria de los Ángeles se trasladan a la Hacienda que bautizan irremisiblemente como “Hacienda de los Tres Ángeles”, construyen una primera edificación que contiene un acogedor café donde degustar el delicioso arábico, y la fábrica. Entre tanto, la familia vive en un barracón dentro de la hacienda, a la espera de levantar su casa.

Mientras paseamos con Juan Meléndez por los campos del cafetal, éste “boricua” emprendedor que se ha convertido de la noche a la mañana en ingeniero agrónomo, nos va contando cómo su “sabiduría cafetera” se la debe a “You Tube”y a Dios, como hombre religioso que se reconoce, y cómo han llegado a ser la primera granja de certificada de Agro Turismo de Puerto Rico y y suministran parte de su cosecha al mercado estadounidense y también a Italia, entre otros, donde se vende a nueve dólares el paquete bajo la marca “Café Zumbador”.

Puerto Rico5

 

Durante la caminata nos encontramos con algunos de los 16 empleados fijos que están tomando un descanso y el “trago” popular de Puerto Rico a base de ron llamado familiarmente “pitorro”, para endulzar el día. Cuenta Juan que durante la época de recolección, que dura de Septiembre a Diciembre, el personal trabajando en la hacienda asciende a 90 trabajadores.

De vuelta a la casona Naomi espera con un delicioso pastel de zanahorias y otras delicadezas reposteras. Las niñas corretean entre la fábrica y su casa y parecen felices con la forma de vida que sus padres han decidido adoptar.

Información:
La Hacienda Tres Ángeles organiza recorridos guiados por el cafetal los sábados de 9,00 a.m. a 14,30 p.m.

haciendatresangeles.com

Puerto Rico15

Deja un comentario