Un paseo por el fascinante mundo Maya

Entre el mar Caribe y las selvas protegidas, la Riviera Maya ofrece playas de arena blanca y arqueología milenaria.

Tulum que significa Muralla y fue originalmente bautizado por los Mayas como Zamá-amanecer , es hoy un Parque Nacional. Nació como puerto comercial y ciudad sagrada y astronómica donde vivían unas 2000 personas elegidas, destinadas al estudio, al comercio y a organizar a las 8000 restantes que se quedaban afuera de las murallas, cuenta la guía Saásil con acento pegadizo y ese vocabulario tan rico en palabras que utilizan los lugareños. Las iguanas se acercan embelesadas por la narración de Sáasil pero hay que fijarse mucho para verlas pues les encanta camuflarse entre las piedras del mismo tono de su piel. El pájaro Chell de color azul cobalto sobrevuela el parque y se posa en alguno de los enormes árboles de la selvática región. Árboles con solera y leyenda como el Chechén y el Chacá que son inseparables y su motivo tienen; la savia del Chechén negra y cáustica causa serios daños en la piel si alguien en su andar por la jungla lo usa de apoyo, pero la savia fresca y benigna del Chacá es su justo antídoto y curiosamente, un Chechén siempre tiene a su vera al bueno de Chacá . Sus origines se remontan a la leyenda sobre el malvado espíritu de Chechén que se convirtió en un árbol feo y oscuro y al alma bondadosa de la doncella Chacá que enterrada junto a Chechén para amainar su maleficio, acabó convirtiéndose en un bello Chacá.

En ese museo natural que es el parque natural de Tulum y gracias a las indicaciones de Sáasil se descubren los álamos gigantes de donde los mayas obtuvieron sus “papiros” para escribir los jeroglíficos y el árbol del chicle cuyo término maya significa “ limpiarse los dientes “ y que Thomas Adams comercializó con éxito pasmoso. Entre todos los troncos sobresale aquel verde botella cubierto de pinchos, el Ceiba de cuyo tronco hueco los mayas construían sus canoas. De las hojas del Ciricote en cambio se hace un estropajo rasposo.

Tulum mira al mar caribe y sus playas son de arena blanca; es la única edificación prehispánica en la costa de La Riviera.

Coba está inmerso en plena selva, allí donde viven los Aluches (duendes) que por lo que cuentan son traviesos y ayudan a perderse a los despistados para luego reírse de ellos. Significa – Lugar de Agua Picada, y está a 100 Km. de Playa del Carmen, sumergida en la selva y rodeada de cenotes. Fue un centro urbano primordial en la cultura maya y es famosa su red de 45 caminos que comunica los conjuntos arquitectónicos y las poblaciones vecinas que estaban bajo su dominio. La pirámide de Nohoch Mul tiene 42 m de altura siendo la edificación más alta de la Península de Yucatán. Es todo un reto escalar por sus empinados escalones , con la ayuda imprescindible de la cuerda que sirve de apoyo y da seguridad y procurar no mirar hacia atrás en al ascenso, pues se corre el peligro de decir ”hasta aquí hemos llegado” y quedarse sentado en uno de los “cómodos” escalones aguardando a algún alma que ofrezca su caritativa mano como apoyo en el descenso.

Los cenotes de Xel-Ha – Una de las maravillas de México

Aparece el primer cenote del recorrido y se comprende como para los mayas eran de vital importancia. Unos les suministraban agua. Otros les servían para su fines religiosos incluyendo algún que otro sacrificio de doncellas para purificar su agua . Los hay que parecen pozos oscuros y truculentos y los hay de un agua verde esmeraldas que invita a bañarse. Pero para ver a los cenotes, en el parque acuático de Xel-Ha, se podrá gozar de ellos en todas su facetas.

Xel-ha es el acuario natural más grande del mundo. Admirable la sabiduría con la que se ha combinado la ecología y la protección del medio ambiente . Por su Gran Caleta entra el agua salada del mar que se mezcla con el dulce de los ríos causando un efecto visual parecido al espejismo. Paseando por Xel-Ha , escondidos en la vegetación aparecen cenotes donde la gente practica el “seatrek” andando bajo el agua. Las “tirolesas” protagonizan el parque deslizando a los visitantes de una orilla a otra del cenote., mientras el gran manatí, ajeno a todo, come de manos del guarda. A lo lejos, allá en el riachuelo, se divisan las canoas que desembocarán en el gran cenote y un “valiente” se tira al agua desde unos cuantos metros de altura.

Hotel Maroma

Tras una jornada llena de alicientes nada como terminar tomando una copa en el Hotel Maroma. Envuelto en un verdor selvático que termina en el azul turquesa del arrecife de coral, el Maroma respira paz y belleza en cada detalle de la hacienda, en las notas musicales que flotan entre palmeras y flores… y en el santuario que supone “Kinan Spa” donde entre cascadas y vegetación aflora la energía y se ofrecen tratamientos basados en los secretos de los Mayas.

Cómo Llegar:

Aireuropa tiene vuelos directos Madrid-Cancún. Telf.: 902 401 501 www.aireuropa.com . Iberia vuela a Cancún haciendo escala en Ciudad de México.Telf.: 900 400 500 www.iberia.com

Donde Dormir:

Maroma Resort & Spa
Para sentirse fuera del mundo, el Maroma Resort es un compendio de buen gusto y bien estar. Pertenece a la colección de hoteles de Orient Express y es el lugar idóneo para pasar unas vacaciones de ensueño.
Carretera de Cancún-Tulum Km. 51 Riviera Maya, Solidaridad, Quintana Roo
Telf.: oo 52 (998) 872 8200
reservations@maromahotel.com
www.maromahotel.com

Donde Comer:

El Restaurante
Hotel Maroma
A la luz de las velas con el escenario de una playa inmaculada y el turquesa del mar el “Restaurante” hace gala de su gastronomía regional mientras un trío acompaña la noche con sus baladas. Son deliciosos los Chiles en nogada (con salsa de nuez) los Tacos de pato con salsa borracha y las Enchiladas de langosta entre muchos otros platos.
Telf.: 00 52 (998) 8728200
reservations@maromahotel.com

Actividades:

Snuba en Xcaret. Nueva forma de disfrutar de buceo y snorkel. El tanque de oxigeno se queda en la superficie dando una libertad de hasta 7 metros de profundidad para sumergirse y contemplar el variado mundo submarino de la Riviera Maya

Nadar con el tiburón-ballena que de Junio a Septiembre se asoma por las costas de Playa del Carmen. Desde cualquiera de los hoteles se organizan excursiones destinadas a observar e incluso a jugar con este pececito de 15 metros de largo. Se puede aprovechar la excursión para intentar ver los simpáticos delfines de la zona.

Participar en una ceremonia del “Shaman” y escuchar sus sabios augurios.

Información:
www.rivieramaya.com

Deja un comentario