NAKAR HOTEL -PALMA DE MALLORCA.

 

M

NAKAR HOTEL, UNA ÓPTIMA OPCIÓN.

Playa o ciudad, suele ser la duda habitual a la hora de elegir un destino vacacional,  fin de semana o una escapada fugaz de unos cuantos días ¿ descansar o a recorrer la ciudad?… Y ¿por qué no lo hacemos todo ? El Hotel Nakar, de reciente apertura, situado en la Avenida de Jaime III, el centro de Palma, y a pocos metros de la playa y de la bahía ha resuelto la incertidumbre de escoger, ofreciendo tanto en verano como en invierno, los muchos atractivos de la isla en una sola , bella, vanguardista y cómoda solución, su hotel, meritorio del sello Design Hotels.El legendario edificio Nacar que, a cargo de la familia Ramis, ya en su día albergó un apartaotel y residencia, ha sufrido una auténtica revolución con la exhaustiva restauración que los Ramis, aconsejados por The Hotel Factory y siguiendo el talento decorativo de la diseñadora mallorquina  mIMG_4554Marga Rotger , han llevado acabo hasta abrir sus puertas este pasado mes de Junio. Tony Ramis nos explica la trayectoria del Nacar y su expresión es de cariño y satisfacción al haber cumplido el sueño de convertir el Nacar de su infancia en un carismático hotel siglo veintiuno.

PUERTAS ADENTRO…

Al traspasar la puerta del Nakar Hotel, el bullicio callejero de una de las calles más transitadas de Palma se queda atrás. Música relajante, una sobria y racionalista decoración en tonos suaves matizada con negros , lámparas de diseño y toques originales serán el aperitivo antes de subir a la planta novena y degustar lo que sería su plato principal, el Rooftop. La espléndida terraza matizada por la piscina de doce metros desde donde se contemplan la Catedral, el Castillo de Bellver, el puerto, la bahía, y los tejadillos de las casas, es el lugar idóneo donde tomarse un coctail o una cerveza mientras llega el ocaso y la piedra de los edificios de Palma pasa de amarilla a dorada y la gente se vuelve más guapa todavía con ese tono ocre que tanto favorece, mientras Tony Jiménez , el experto DJ , nos deleita con melodías escogidas para disfrutar aún más de esos momentos . Cae la noche y llega la hora de bajar un piso para sentarnos en el restaurante Cuit y sin perder las vistas de la ciudad, saborear la gastronomía artesanal del chef Miquel Calent que sabe como exprimir, sazonar, combinar, cocinar lo mejor de los productos mallorquines de cada estación que van saliendo a la mesa , el foie combinado con sobrasada, el bacalao confitado, la sepia con higos, el tartar de langostinos y postres entre los que entra el refrescante sorbete de melocotón.

La jornada termina de la mejor de las maneras descansando en una de las cincuenta y siete habitaciones del hotel, en las que, a pesar de dar a la avenida de Jaime III , no se oye un ruido, en donde las luces de sistema domótica se encienden y se apagan detectando presencia, con 40″ y 55″ smart TV en cuyo mirroring screen se pueden conectar los smartphones o tablets, enchufes que no necesitan adaptadores y una caja fuerte con enchufe interno donde cabe un portátil de 15″. La bañera ovalada protagoniza la estancia minimalista invitando a sumergirse entre sales y perfumes antes de meterse en la amorosa cama entre delicados linos y almohadas duras o blandas a elección del durmiente.

A la mañana siguiente un bonito velero nos esperaba en Port Adriano, apenas a cuatrocientos metros del Nakar Hotel, para navegar la costa oeste de Mallorca. Antes de embarcar tiempo tuvimos de dar una vuelta por el centro de la ciudad, echar un vistazo a probablemente la mejor cafetería-tienda de ensaimadas del mundo, “Orxateria i Xocolateria a´n Joan de S´aigo”, comprar sobrasada en la charcutería “La Pajarita” y llegar hasta la zona comercial del Paseo de Borne. La travesía fue una delicia, especialmente cuando el capitán apagó los motores y las velas al viento impulsaron al barco que navegó casi en silencio con la única sinfonía de las olas batiendo la cubierta.mIMG_4425VISITA A LA CIUDAD.

La tarde pasó sin sentirla , tanto había por ver. El gótico levantino de la Catedral -Basílica de Santa María de Palma de Mallorca, familiarmente conocida como La Seu, se erige entre las murallas y mira a la bahía, formando una postal realmente bella de ese rincón mallorquín. Si el exterior de La Seu impacta por su monumentalidad, al traspasar el umbral de la basílica la fascinación aumenta al contemplar el baldaquino del altar mayor dirigido por Antonio Gaudí, los rosetones imponentes, y el sorprendente tríptico de Barceló que con materiales variopintos como son la cerámica, los vitrales y el arte litúrgico se inspira en las bodas de cana, la multiplicación de los panes y la cena pascual creando una capilla del santísimo muy peculiar… La algarabía callejera se acentúa por las calles serpenteantes de postigos en las ventanas, frescos patios en el interior y tiendas para todos los gustos y nacionalidades que habitan la isla.

mIMG_4288

Antes de ir a cenar al Tast Club de decoración tipo club inglés y gastronomía fusión s XXI , se impone un descanso y un disfrute del NAKAR Spa, un auténtico oasis de paz. Difícil pensar que al otro lado del tabique bulle el ajetreo urbano. Allí dentro, una luz tenue y acogedora envuelve la piscina, la sauna y esas habitaciones de masaje a media luz donde nos miman dejándonos como nuevos. Tras el estupendo tratamiento y aún en estado de ensoñación, bueno sería irse a dormir o hacer todo lo contrario y llegarse, a pocos minutos caminando desde el Nakar Hotel , el barrio de Santa Catalina, uno de los lugares de juerga nocturna de la ciudad, que a la luz del día descubre unas casas coquetas y encaladas con las ventanas agazapadas tras cortinones a modo de sábanas , un mercado entrañable, y algún que otro molino de viento que recuerda a los campos de antaño donde se fundó la capital mallorquina.

Información: http://nakarhotel.com

info@nakarhotel.com

Avenida Jaime III, 21

07012 Palma de Mallorca

(+34) 971 720 223

 

Fotos Nakar Hotel y Manena Munar

 

 

 

Deja un comentario