FINCA LA REÑANA VIURA 2017-BODEGAS LUIS ALEGRE.

La vendimia de 2017 una de las mas tempranas.

NUEVA AÑADA DE FINCA LA REÑANA VIURA 2017.

Finca la Reñana Viura de 2017

La manida frase nunca llueve a gusto de todos que en este caso sería nunca hiela a gusto de todos, fue una bendición para la nueva añada de Finca La Reñana Viura 2017 cuando la histórica helada de finales de Abril 2017 que cayó sobre toda la región de Laguardia y Elvillar, donde se encuentran las Bodegas Luis Alegre, si tuvo su faceta negativa en la economía local,  afectó de forma muy positiva a la calidad de la uva, lo que unido a la sequía general de aquel año de también efecto positivo para la uva, dio como resultado la frescura idónea para elaborar el exquisito blanco que lleva el nombre de su viñedo Finca La Reñana Viura.

EL MIMO Y LA SABIDURÍA DAN UN CALDO DE PRIMERA.

La edad del viñedo de la variedad viura, 85 años, los cuidados absolutamente respetuosos con el medio ambiente y la ubicación en la falda de la Sierra de Cantabria, a una altitud en torno a los 650 me permiten unos escasos rendimientos que rondan los 3.500 Kg de uva por hectárea, lo cual favorece una maduración lenta y pausada.

Uvas de maduración lenta y pausada.

La fermentación alcohólica se hace en barricas de roble francés seleccionadas del bosque Bertranges, muy especial y atípico, con un control de temperatura exhaustivo e individual en cada una de ellas. Tras ésta, se alarga la crianza del vino en barrica ocho meses, sobre sus lías finas, y se le aplica un profundo trabajo de battonage para romper las paredes celulares de las levaduras muertas y así extraer las proteínas y azúcares que forman parte de la levadura, incrementando la sensación de untuosidad en el vino.

Las tierras calizas y las variedades de uva que lo forman (90% Viura y 10% Malvasía) le dan un color amarillo pajizo muy limpio y brillante. En nariz, destacan los cítricos en forma de pomelo y lima acompañados de elegantes matices tropicales. Todo ello integrado en los tonos propios de la crianza en roble de máxima calidad. En boca se presenta elegante, muy fresco y con buena untuosidad. Gran equilibrio entre fruta acidez, alcohol y madera, elementos fundamentales para conseguir armonizar un gran vino.

BODEGAS LUIS ALEGRE.

A un altitud de 600 metros sobre el nivel del mar, entre Laguardia y Elvillar, sus 8,43 hectáreas  que fueron plantadas en 1945, son de piedra caliza con inserciones arenosas. Además de las variedades blancas se producen entre otras, la variedad de Tempranillo, base de Finca La Reñana Reserva.

Alejandro Simó,  ingeniero agrónomo y enólogo es imprescindible en la gestión de barricas, tanto que le llaman El Alquimista de La Madera . Experiencia que adquirió durante sus ocho años en Radoux-Victoria, uno de los grupos toneleros más importantes de Europa. Todo ello le ha permitido desarrollar un tratamiento pionero para la selección de la madera, denominado por él mismo Crianza de Precisión  que supone un riguroso control de las condiciones de la barrica, desde la selección del bosque de procedencia, pasando por la definición del tiempo de secado/curado, así como la determinación de los parámetros exactos (tiempo/temperatura)  de la fase del tostado.

Crianza de Precisión , tratamiento pionero para la selección de la madera para la barrica.

http://luisalegre.com

Uva Tempranillo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *